Inicio > Ortografía > La coma

La coma

Hace unos meses asistí a un taller de redacción muy interesante. En realidad, se enfocó un poco más sobre la ortografía –abarcando los signos de puntuación–, que sobre la redacción de un texto completo en sí. Quiero agradecerle al Lic. René Orozco por ese taller. Gracias a él ahora puedo redactar este post.

Antes de continuar quiero aclarar que hacer un uso perfecto de la coma –o de cualquier otro signo de puntuación– es algo que llamaré inalcanzable. Lo digo porque hay ciertas ocasiones en que el uso o exclusión de un signo depende enteramente del autor. Por lo tanto, habrá quien diga que esa coma pudo omitirse o que se vería mejor con un punto y coma en lugar de un punto, etc.

Ahora sí, al tema de hoy.

La coma es uno de los signos de puntuación más usados. Pero ¿cómo darle un buen uso? Quítense los prejuicios de que es difícil usar los signos de puntuación y comencemos.

Series de palabras, frases u oraciones

Su uso más común, simple y, probablemente, que causa menos confusiones. Por ejemplo:

Necesito comprar cacahuates, frituras, refresco, servilletas y vasos.

Nota: las palabras deben ser de un mismo tipo (adjetivos, verbos, sustantivos, etc.)

Así mismo, se puede usar la coma para separar frases u oraciones. Por ejemplo:

En estas vacaciones limpiaré mi cuarto, repararé la puerta, leeré un libro de Stephen King, llevaré al gato al veterinario para desparasitarlo y veré The big bang theory.

Ahora, hay un uso que genera algunas discusiones.

Necesito no prender la tele, apagar el celular y guardarlo, y concentrarme en mi tarea.

Noten que aquí hay una coma antes de una “y” que indica el último elemento de una serie de frases. O sea, la segunda coma de la oración. En este caso, la usamos para evitar confusiones con la primera “y” que aparece.

“Apagar el celular y guardarlo” lo tomamos como una idea completa, es decir, un solo elemento de la lista de acciones; y simplemente le ponemos una coma al fina de esta idea para evitar confusiones con la siguiente.

Por otro lado, podemos unir oraciones que no necesariamente sean una serie o una lista, pero que queremos unirlas con una coma porque están muy relacionadas.

El topo cavó 50 metros de túneles, y decidió tomarse un descanso.

Este es un caso en que el autor decide si usar la coma o no. La use o no, la oración es correcta.

Reordenar una oración

Una oración simple tiene la estructura sujeto + predicado + complementos en ese orden. Ejemplo de esto:

El avestruz corre por la pradera sin detenerse ni por un segundo. 

Podemos invertir esta oración, pero necesitamos una coma. Podría quedar así:

Sin detenerse ni por un segundo, el avestruz corre por la pradera.

El orden ahora sería complemento + , + sujeto + predicado. Esto lo usamos si queremos darle énfasis a los complementos. Pero tenemos otra opción:

El avestruz, sin detenerse ni por un segundo, corre por la pradera.

Que tendría el orden sujeto + , + complemento + , + predicado. Nótense las dos comas.

Ahora bien, aquí se puede presentar otro de esos casos en los que el autor puede decidir si usa o prescinde de la coma. Si vemos que la oración es muy simple y no hay manera en que se presenta una confusión, podemos prescindir de ella.

Sin detenerse ni por un segundo el avestruz corre por la pradera.

Gritando maldiciones mi abuela me regañó.

Nota: si los complementos están al final de la oración, no usamos la coma.

Mis tios llevaron a mi primo a un concierto ayer por la noche.

Ahí tenemos complementos que responden a las preguntas ¿a quién? ¿a dónde? y ¿cuándo? sin necesidad de separar nada de eso con comas.

Al dirigirse a una persona

Si nosotros o un personaje de nuestro escrito nos dirigimos a otra persona debemos usar la coma. Por ejemplo:

Quiero que me ayudes con mi tarea, Damián.

Enfermera, ¿qué día es hoy?

Y dime, Petronila, ¿saldrías conmigo?

Noten cómo el sujeto a quien le hablamos puede estar al final de oración, al principio o en medio. Y recuerden las dos comas que lo rodean si es el último caso.

Separar oraciones o frases parentéticas

Éstas oraciones o frases agregan información de lo que estamos hablando; y si se quitaran, no afectarían el mensaje.

Donald, amigo de Mickey, fue a visitar a Tribilín.

Mi amigo Javier, el que conocí en la secundaria, fue a visitarme al hospital cuando me rompí la pierna.

Si quitamos las frases “amigo de Mickey” y “el que conocí en la secundaria”, las oraciones siguen estando completas y siguen siendo coherentes. Recuerden las dos comas.

No olviden que eso es para las oraciones que podemos quitar sin afectar el mensaje. Si tenemos la frase

El señor, que trae el sombrero negro, fue quien me tiró mi cono de nieve. (X)

Estaríamos diciendo que podemos eliminar “que trae el sombrero negro” sin cambiar el mensaje, pero eso no es cierto. Si lo hicieramos no sabríamos a qué señor se está refiriendo la persona que está hablando. Bien puede haber muchos señores por ahí, por eso debemos especificar qué lo hace diferente; en este caso, el sombrero negro. Debemos dejarla sin comas.

El señor que trae el sombrero negro fue quien me tiró mi cono de nieve.

Debemos cuidar dónde ponemos las comas, pues pueden cambiar enteramente el significado de nuestra oración. Siguiendo en este uso de la coma, les pongo el siguiente ejemplo (sacado del material que nos presentó el licenciado René):

Premiaron a todos los trabajadores que tuvieron un buen desempeño durante el año pasado.

Premiaron a todos los trabajadores, que tuvieron un buen desempeño durante el año pasado.

En la primera oración estamos diciendo que solo se premió a los trabajadores que tuvieron un buen desempeño. En la segunda, estamos diciendo que se premió a todos los trabajadores; la oración parentética es opcional, ya que solo nos proporciona detalles adicionales.

Lo pondré de otra forma. Gracias al cambio de significado que ocasiona una coma, cada oración anterior se puede reescribir así:

Premiaron solo a los trabajadores que tuvieron un buen desempeño durante el año pasado.

Premiaron a todos los trabajadores porque tuvieron un buen desempeño durante el año pasado.

Respectivamente.

Antes o después de conjunciones, adverbios o locuciones adverbiales

Frases:

  • Por fin (Llegaron, por fin,  las vacaciones tan esperadas)
  • Con todo (Con todo, la fiesta fue un éxito)

Conjunciones:

  • y (Y, sin más preambulos, les presentó a Mick Jagger)
  • e (El capitán dio la orden, e iniciamos nuestra marcha)
  • ni (No quiero saber de ti, ni  de tu familia)
  • sino que (No me refería a eso, sino que ya me cansé de comer lo mismo todos los días)
  • o (Puede llover mañana, o tal vez no)
  • u (Pide calamares, u ostiones, como prefieras)
  • pero (Mi hija me desespera, pero la amo)
  • mas (No te cobraré hoy, mas no olvides que me tienes que pagar antes de que termine el mes)
  • pues (El cerebro es fascinante, pues controla la mayoría de las funciones del cuerpo)
  • así pues (Así pues, el caracol siguió su camino por la vereda)
  • por consiguiente (Mi hermano está muy enojado; por consiguiente, no me hablará en todo el día)
  • por tanto (Tu trabajo fue perfecto; por tanto, te mereces ese aumento)
  • empero (Me gustan los hot cakes; empero, si están quemados, no)

Expresiones aclarativas:

  • o bien (Puedes escoger esta opción o bien, la anterior)
  • es decir (El complemento que indica ¿a quién?, es decir, el objeto indirecto, es “a Laura”)
  • esto es (Tome la medicina cada 12 horas, esto es, para evitar el resurgimiento de los síntomas)
  • o sea (El estudio del comportamiento, o sea, la psicología, es mi ciencia favorita)

Adverbios:

  • si acaso (No puedes traer tantas cosas al viaje, si acaso esas dos mochilas y ya)
  • además (El chile no me gusta. Además, empeora mi gastritis)
  • aparte de eso (Hoy hace muchísimo calor. Pero aparte de eso, nada ha arruinado este día)
  • en efecto (En efecto, las partículas se pueden comportar como ondas, según los físicos)
  • por ejemplo (Por ejemplo, como lo he usado en muchos posts)
  • encima (Sus primos me estresan; encima, tengo que soportar a su tio quejumbroso)
  • entonces (Entonces, ¿qué quieres hacer mañana)
  • en general (En general, me la paso sentado frente a la computadora)
  • al menos (No pienso comer eso; al menos no ahora)
  • no obstante (La aburrida reunión de ayer fue, no obstante, productiva)
  • también (Si tu lo haces, también ella lo hará)
  • por tanto (Ha aprobado el examen, por tanto, su certificado llegará dentro de una semana)
  • por cierto (Por cierto, ayer vi a Torcuata)
  • palabras terminadas en “mente” (Cálidamente, todos fuimos a recibirla)
entre otras.
Nota: estos no son todos los adverbios ni conjunciones que pueden ser acompañados por una o dos comas. Tampoco son todos los casos en que pueden aparecer los enlistados. Además, en algunos de estos casos el autor puede decidir no usar la coma sin hacer errónea la oración.

Indicar que un verbo fue suprimido

Ya sea porque se mencionó anteriormente en la misma oración

Yo me encargaré de la cena y tu, de la comida.

Mi perro rompió mi sillón y mi gato, mis cortinas.

O bien porque el verbo se sobreentiende

Tu, mi amor. 

Los castores, ingenieros de la naturaleza.

En ambas se suprime el verbo “ser” en sus formas conjugadas eres y son, respectivamente. Esta última opción añade un aire poético a nuestras oraciones.

Sustituir una conjunción

Le podemos agregar un toque dramático o enérgico a nuestra oración si en lugar de una conjunción, ponemos una coma. Por ejemplo:

Las calles estaban solas y oscuras, quería correr, quería gritar, quería llorar.

Mi fiesta de cumpleaños fue estupenda, sin precedentes, inigualable, maravillosa.

Esto se llama “asíndeton”.


Espero que les haya sigo de ayuda y les haya aclarado muchas cosas sobre las comas. Cualquier duda, sientanse libres de preguntar.

Con esto espero que sus textos sean más precisos, se vean mejor y se entiendan más fácilmente. Pero recuerden que no hay un uso absoluto y perfecto de los signos de puntuación. Les aconsejo, como siempre, leer mucho y fijarse en cómo está escrito lo que leen. Sobretodo lo escrito en los libros, ya que los periódicos traen muchos más errores. También los invito a observar lo que les hace sentir cada estilo de escritura. Pueden aprender de ellos para usarlos ustedes mismos.

No le teman a la gramática (que incluye a la ortografía). Pronto publicaré más post sobre el uso de los signos de puntuación.

Que tengan un buen día :)

DCOW92

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: