Historia

Este proyecto comenzó a mediados de febrero del 2010. En ese tiempo yo estaba aún en el bachillerato.

Un pocos meses atrás yo había empezado a notar que las faltas de ortografía comenzaban a inundar la ciudad poco a poco. A mí siempre me ha gustado saber escribir correctamente. Aunque sí me cansaba de escribir tantas planas en la primaria y llegaba a fastidiarme, nunca dejé el gusto por saber cómo se escribía una palabra y qué significaba. Pero esa es mi historia, volvamos a la del proyecto.

Cada día veía más y más errores, más ignorancia por doquier (no se ofendan, esa es la palabra aunque se oiga feo. Ignorancia signfica “ignorar algo” y muchos ignoran cómo se debe escrbir. Eso es todo). Y un día iba saliendo de un cine, cuando en eso volteo hacia arriba y veo un letrero de un hotel de lujo en el que ignoraron los acentos y el primer signo de interrogación (¿). Tal vez les parezca exagerado a ustedes pero yo pensé “¿Cómo puede ser que en un hotel grande, formal y de lujo como ese se cometan tales errores tan típicos de una conversación informal en messenger? ¡Ahora ni siquiera los negocios establecidos y serios están respetando la ortografía!”. Esa fue la gota que derramó el vaso.

Pero no paró ahí. A partir de ese día empecé a ver más anuncios de propaganda con errores similares. Entonces me puse a pensar ¿Cómo hacer que la gente vuelva a escribir bien? y de ahí salió una palabra: Internet. Ese era el medio por el que más se propagaban (y aún hoy en día) tales errores. Ahora… ¿cómo lo uso? Pues ¿qué hay en Internet?… ¡Así es! ¡Sitios web!

Estando en la escuela comencé a idear cómo hacer ese sitio web. De las primeras ideas que tuve fue hacer un foro, y que ese foro estuviera aunado a una página web principal. Aproveché unas clases en las que no teníamos nada que hacer y me puse a crear algunos vocetos del sitio y del foro. Pero faltaba algo muy importante: el nombre.

Les platiqué a mis amigos sobre mi idea y como era de esperarse me apoyaron (bueno, cuando menos me desearon suerte). Si mal no recuerdo, fue en ese mismo día (o al siguiente…o al anterior…bueno, fue esa semana) estabamos en una de las canchas jugando, pues la maestra no había ido, con otros amigos de otro grupo. En realidad eran dos amigas a las que, casualmente, les encanta leer. Así que les pedí que me ayudaran con el nombre.

Después de poco rato, mi amiga Iris dijo una frase que de inmediato me dió un destello en mi mente, como esos que te dan cuando estas buscando algo desesperadamente por un tiempo y cuando te dicen algo te das cuenta abruptamente de que era eso lo que buscabas con tanto anhelo. Y claro, lo que dijo fue “Leo, luego escribo“. Al momento de oírla no tuve duda, ésa era la frase que tanto había buscado. Gracias, Iris.

Pocos días después los vocetos del foro y el sitio web cobraron vida; cree una cuenta en MiArroba para hacerlos. El 23 de febrero del 2010 fue creado el sitio web; y el 27 de febrero, el foro. (Ambos siguen en línea hasta el día de hoy, pero sin usarse). Sin embargo, no estuve muy conforme con el resultado final de ninguno de los dos… Y para hacerlo aún peor, sólo cuatro personas visitaron el foro y se inscribieron. Pero no hubo ningún registro en el libro de visitas del sitio web ni muchos comentarios en el foro.

Pasó el tiempo y las visitas no aumentaron. Pero creo que también me faltó hacerle más propaganda y ponerle más contenido. En fin, el proyecto no iba nada bien, no se veía nada prometedor y mis ganas no estaban en sus mejores días.

Entonces, el proyecto se fue al olvido…parcial. Pues nunca lo olvidé definitivamente, como podrán ver.

Meses más tarde, retomé la idea de hacer este proyecto. A principios de octubre mis deseos de revivirlo se hicieron más fuertes hasta que el 5 de ese mes me decidí. Haría de nuevo el proyecto.

Pero esta vez quería algo más agradable a la vista. Más bonito. Y pensé en un blog. Empero, ahora la cuestión era “¿dónde?”. Yo había considerado a WordPress y a Blogger como opciones pero como nunca había hecho ningún blog le pregunté a un amigo que siempre se la pasa en Internet “¿en dónde sería bueno hacer un blog?” y me dijo que en WordPress. Se me hizo bonito y elegante (como yo ¿no? jajaja) y decidí, sin tanto vacilar, hacerlo en WordPress.

Así fue como el 5 de octubre, casi siendo 6, “Leo, luego escribo” volvió a ver la luz.

Hoy estoy reconsiderando revivir el foro y enlazarlo a este blog. Pero antes tendrá que pasar por una manita de gato. Necesita nuevos colores para que combine en este blog. Les avisaré en cuanto quede listo.

  1. Iris
    noviembre 2, 2010 a las 9:31 pm

    Excelente, excelente. Me alegra mucho haber colaborada de alguna forma u otra con éste proyecto que propone una idea revolucionaria para cambiar positivamente tal aspecto de la cultura actual, una terrible costumbre, pero no imposible de erradicar. Un saludo, que estés muy bien.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: