Archivo

Archive for the ‘Literatura’ Category

No hay palabras para esto…

febrero 2, 2012 Deja un comentario

No hay  palabras para expresarte lo que siento por ti” ¿Lo entienden como “mi amor por ti es demasiado grande como para describirlo”?

“¡Esta pérdida es terrible!… no encuentro palabras para describirlo” ¿Es entendido como “esta pérdida es tan terrible como para que no haya una sola palabra para describirla”?

Cuando alguien dice “no hay palabras para describir lo que siento”, “no encuentro cómo describir lo que siento” u otra parecida, en un contexto amoroso lo tomamos como algo romántico, incluso hasta cursi y a muchos(as) les encanta; O en el contexto de estar pasando por un momento difícil o penoso, lo tomamos como una manera de hacer énfasis en lo arduo que es la situación. Pero eso muchas veces nos lleva a sentirnos frustrados. Leí hace poco, en palabras de la autora Cassandra Clare: “la mayoría de las personas no lloran cuando están disgustadas o asustadas, sino más bien cuando se sienten frustradas”. En otras palabras, nos sentimos frustrados (aunque a veces no nos demos cuenta) cuando no sabemos expresarnos. Porque entonces, la persona con la que hablamos no nos entiende y le impedimos ayudarnos como nosotros quisieramos que nos ayudara.

Es bien sabido que la falta de comunicación o su deficiencia son causantes de inumerables conflictos entre las personas. No solo a nivel de una pareja, sino que pueden ocasionar disgustos entre una familia entera, o incluso entre los dirigentes de dos o más países haciendo que sus pueblos paguen por sus problemas para saber comunicarse.

Si oigo a alguien decir, o leo alguna de las frases que mencioné al principio inmediatamente pienso algo parecido a esto: “dudo mucho que no exista(n) palabra(s) para describirlo, quizá no la(s) conozcas pero es muy probable que sí haya(n)“. Y ganas no me faltan de comentar “Lee más. Tal vez así encuentres palabras para saber expresarte y dejar de presentar a la ignorancia como algo romántico o una herramienta para hacer un énfasis en un sentimiento que no sabes describir“. Me disculpo si soné un poco agresivo pero es que no encuentro otras palabras para explicarlo…

Sabiendo los problemas que nos puede traer el no saber comunicarnos es como me impulso a mi mismo a seguir intentando inculcar en la gente el gusto por la literatura, la ortografía, la gramática y la redacción. Muchos podrán decirme que es molesto ser corregido, o que en una situación informal no es necesario saber escribir correctamente. Puede ser molesto si uno exagera hasta el punto de no aceptar ni un solo error bajo ninguna circunstancia, o si al corregir se es agresivo, insultante o exageradamente pedante. Eso lo entiendo. Mas si no corregimos en un entorno informal, al llegar el momento de tener que escribir formalmente no sabrán evitar o corregir esos errores (he conocido a gente que le sucedió eso). Y lo más probable es que ni siquiera se den cuenta que cometieron errores. Entonces, lo importante para quien corrige es saber hacerlo amablemente y con mucha paciencia; y para quien es corregido es necesario no sucumbir a su orgullo y/o vencer esa comodidad que presenta la ignorancia; además de separarse de esa costumbre que adoptaron de las demás personas.

¿Qué pienso que pasaría si a nadie le importara conocer el idioma, cómo redactar o cómo expresarse? Si todos escribieramos como quisieramos, sin darle importancia alguna a la buena escritura, llegaría el día en que nadie sabría comunicarse. Las relaciones no llegarían a nada, pues es lo más importante de ellas. Si cada quien se expresase usando una versión personalmente modificada del idioma, tendrían que estar explicándolo a cada persona con la que entablen conversación… ¡Oh! ¿Pero cómo? Si cada quien tendría “su idioma”…

El idioma es lo que hace posible que nos relacionemos con otra gente. Si nos encontramos con una persona del medio oriente sin saber su idioma y viceversa, dejaríamos nuestro intento de platicar con ella inmediatamente.

Entiendo que una lengua viva (o un idioma que se sigue usando oficialmente) cambie con el pasar del tiempo. Se mezclan palabras de otros idiomas, se crean algunas otras, etc. Eso es normal. Así se crearon las lenguas que se hablan hoy en día al rededor del mundo. Lo que no me agrada es la anarquía con la que se está usando el idioma español. Apoyo la libertad de expresión (¿acaso este blog no es una prueba de ello?) pero para nada anarquía significa lo mismo que libertad. La anarquía es egoísta, y no deberíamos ser egoístas en un punto donde convergemos con todos los demás seres humanos. O si no, dejaremos de tener ese contacto.

Feria del libro del 12 al 20 de noviembre

noviembre 7, 2011 Deja un comentario

El R. Ayuntamiento de Tampico a través de la Dirección de Cultura les invita a asistir a la Feria del Libro que

se llevará a cabo en la Zona Peatonal de la Plaza de Armas del 12 al 20 de noviembre, en el marco del Día

Nacional del Libro, instituido así (por decreto presidencial en 1979) para conmemorar cada año el natalicio

de Sor Juana Inés de la Cruz, ocurrido el 12 de noviembre de 1651.

 

La Feria del libro se realiza como parte del programa de fomento a la lectura, en el municipio, además de poner

al alcance de la comunidad la oferta editorial que existe en el país.

 

Todos los días se contará con un programa artístico y literario que incluirá conferencias, lecturas, teatro, música

y danza. La feria estará abierta de las 10 de la mañana a las 8 de la noche.

Libro libre

octubre 17, 2011 Deja un comentario

Me encontré con una propuesta muy interesante :)

http://www.pendulo.com/libreria/component/content/article/50-varios/112-libro-libre

 

 

Categorías:Literatura Etiquetas: , ,

Técnicas para leer más rápido

julio 12, 2011 1 comentario

Andando en Internet me encontré una serie de consejos y ejercicios para mejorar nuestra lectura. En definitiva, hay que probarlos. Yo lo haré esta misma noche.

(Fuente: http://www.aulafacil.com/Tecestud/Lecciones/Lecc10.htm)

Cuando leemos solemos incurrir de forma inconsciente en ciertos vicios que ralentizan considerablemente nuestra velocidad de lectura. Estos vicios son:

1.- Leer palabra por palabra: Es la forma que aprendimos de pequeño. Lo leemos todo, sustantivos, verbos, adjetivos, y también artículos, conjunciones y preposiciones, con independencia de que algunas de estas palabras apenas aporten información.

Por ejemplo: “El colegio de mi hermana está cerca de mi casa” Al leer esta frase iremos leyendo todas sus palabras.

2.- Subvocalización: Al leer tendemos a ir pronunciando las palabras, ya sea moviendo los labios o mentalmente.

3.- Regresión: También tendemos continuamente a dirigir la vista atrás, sobre lo que ya hemos leído, para asegurarnos de que entendemos lo que estamos leyendo.

Frente a esta lectura lenta, el estudiante debe tratar de leer rápido ya que esto le reporta las siguientes ventajas:

1.- Ahorro de tiempo en la lectura: Tiempo que podrá dedicar a avanzar en el estudio o simplemente a descansar.

2.- Mayor concentración: La lectura rápida predispone a prestar más atención, haciendo que sea un tiempo de estudio más provechoso.

Hay que tratar de aproximar la velocidad de lectura a la velocidad del pensamiento (la velocidad del pensamiento suele ser entre 3 y 5 veces más rápida que la de lectura).

El estudiante debe comenzar midiendo su velocidad de lectura.

Debe leer un texto durante 5 minutos y calcular el numero de palabras leídas.

Para ello realizará un cálculo aproximado: cuenta el número de palabras que hay en un renglón estándar y el número de renglones leídos. Multiplicando estas dos cifras obtiene una aproximación del número de palabras leídas. Esta cifra se divide por 5 y se obtiene una medida de la velocidad de lectura (nº de palabras por minuto).

¿Qué se puede hacer para leer más rápido?

1.- Evitar la vocalización, tanto oral como mental. Intentar no mover los labios, manteniendo la boca relajada.

El pronunciar mientras se lee puede reducir la velocidad de lectura hasta en un 50%. Hay que aprender a reconocer la palabra por su aspecto y no por su pronunciación.

2.- Evitar releer. No se debe volver la vista atrás bajo ningún concepto, aunque pensemos que algo se nos ha podido escapar. Con la práctica nos habituaremos a poner la máxima atención en la lectura, evitando de este modo perder información.

Si no se comprende bien el texto es preferible darle una segunda lectura completa que ir constantemente releyendo. Se puede utilizar un lápiz para señalar por donde va uno leyendo y evitar de este modo saltos de línea.

3.- Reducir las fijaciones de los ojos. Aunque no nos demos cuenta, cuando leemos vamos fijando (parando) los ojos en cada palabra, y dentro de ella en cada letra.

Hay que tratar de ir ampliando el campo de visión: de una letra pasar a varias letras, luego a una palabra, y después a varias palabras. Con una fijación de la vista se puede llegar a leer hasta tres palabras a la vez.

Los ojos deben realizar un movimiento suave, continuo, y no una sucesión de breves paradas. Es un aprendizaje complicado pero que con la práctica se consigue.

4.- Centrar la atención en las palabras que aporten significado. Hay que fijarse en los sustantivos, verbos, adjetivos y adverbios, desechando artículos, preposiciones y conjunciones.

Por ejemplo: “El colegio de mi hermana está cerca de mi casa”

Quedaría reducido a: “colegio hermana cerca casa”

5.- Al final de la lectura se buscarán en el diccionario las palabras que no se hayan entendido. En lugar de ir interrumpiendo la lectura cada vez que aparece una palabra que no se entiende, es preferible anotarlas en un papel y al final de la lectura buscarlas en un diccionario.

Para una lectura rápida es importante también cuidar los siguientes puntos:

1.- Iluminación: hay que contar con buena iluminación. La luz natural es mejor que la artificial, pero si no puede ser es preferible combinar una luz central que ilumine toda la habitación y otra luz (preferentemente bombilla azul), no demasiado intensa, centrada sobre el texto.

2.- Postura: el estudiante debe leer sentado, con una postura cómoda (el cuerpo ligeramente inclinado hacia delante) y con el libro centrado (que las líneas queden horizontales) apoyado en la mesa (la altura de la mesa debe ser la adecuada).

3.- Silencio. Una lectura rápida exige una gran concentración, y para ello es necesario evitar cualquier distracción. Si se quiere oír música que sea tranquila, a ser posible sólo instrumental, y con el volumen bajo.

Se puede mejorar considerablemente la velocidad de lectura.

Hay diversos ejercicios para ello, si bien la mejor manera de aprender a leer rápido es forzarse uno mismo a hacerlo. Al principio se perderá mucha información, pero con la práctica se irá dominando esta técnica.

Entre los ejercicios se pueden mencionar los siguientes:

1.- Localizar dentro de un texto una palabra preseleccionada previamente. Por ejemplo: en un artículo deportivo sobre fútbol tratar de localizar la palabra “delantero”. Hay que hacerlo rápidamente y luego chequear que se han localizado todas.

2.- Localizar informaciones específicas dentro de un texto. Por ejemplo, en un artículo periodístico sobre política localizar rápidamente los nombres de todos los partidos políticos mencionados. Luego chequear el resultado.

3.- Ampliar gradualmente el campo de fijación del ojo. Tomar una hoja de un periódico estructurada por columnas relativamente estrechas (por ejemplo, 5 columnas por hoja).

Seleccionar una columna y trazar una línea vertical por el medio. Leer la columna bajando los ojos por la línea vertical, sin apartarse de ella.

Comprobar si se ha captado toda la información.

En definitiva, el estudiante debe tratar de mejorar su velocidad de lectura pero sin comprometer una buena comprensión del texto (puede perder algún detalle, pero nunca información esencial).

Categorías:Cultura general, Literatura Etiquetas: , ,

A que no sabías que en Tampico…

mayo 28, 2011 Deja un comentario

¡…Hay más de una biblioteca!

Ni yo sabía que había otras bibliotecas, además de la que se encuentra en el palacio municipal y dentro del METRO (aunque nunca he visitado ésta última).

Bibliotecas en TampicoSi alguien quiere saber más sobre las actividades culturales en Tampico durante lo que resta de mayo, puede hacer click en este link

¿Y bien…?

marzo 4, 2011 Deja un comentario

Ha pasado mucho tiempo sin que ponga un post, lo sé y lo siento.

Pero no perdamos más el tiempo en explicaciones ni excusas, hoy les traigo una pregunta: Y bien…¿qué han hecho por la cultura en lo que va del año? Ya transurrieron dos meses y unos días del 2011. ¿Han persuadido a alguien de leer un libro? ¿han leído algunos ustedes mismos? ¿han aprendido algo nuevo? ¿han enseñado algo nuevo a alguien?

Como suele pasarme cuando escribo, viene a mí otro tema o algo en específico del tema inicial pero que no pensaba abordar. Esta vez mi mente fue asediada por otra pregunta que quería hacerles desde hace tiempo: ¿cuando leen ponen atención a cómo están escritas las palabras y/o cómo estan construídas las oraciones? Hay gente que lee mucho, o al menos lee más que el promedio en el país, pero aún así tiene muchas faltas de ortografía. Y la razón es simple, la que acabo de decir: no ponen atención en las palabras que leen. Pero al menos ya es algo bueno el hecho de que lean. Es el primer paso pero ahora… ¡den el segundo! Sé que un libro te puede cautivar por lo que dice, y eso es perfecto, pero bien se puede combinar la lectura por descubrir lo que dirá a continuación con una ligera observación sobre la ortografía y gramática. Mmm…¿de casualidad esa última frase les recordó a la palabra “flojera” o “aprender” con un mal sentido? si sí…¡cuidado con esas lavadas de cerebro! Así que se los pondré de otra manera: “…bien pueden ir fijándose tantito en cómo se escriben las palabras mientras leen”. ¿Sonó menos “pesado”? Espero que sí xD.

Piensen en la pregunta inicial, no tienen que responder aquí por escrito (supongo que no lo harán de todos modos…) pero al menos piensenlo. Y lo más importante: hagan algo al respecto.

Recuerden: más que preocuparse por algo hay que ocuparse de ese algo.

Que tengan un buen día, tarde o noche.

DCOW92

El símbolo perdido

enero 14, 2011 Deja un comentario

Tal vez muchos ya oyeron de él y lo leyeron, otros tal vez solo esucharon su nombre o tal vez no tenían ni idea de su existencia; pero este fue un libro que me puso al borde del asiento en cada página.

El símbolo perdido

¿Existe un secreto tan poderoso que, de salir a la luz, sea capaz de cambiar el mundo?
Washington. El experto en simbología Robert Langdon es convocado inesperadamente por Peter Solomon, masón, filántropo y su antiguo mentor, para dar una conferencia en el Capitolio. Pero el secuestro de Peter y el hallazgo de una mano tatuada con cinco enigmáticos símbolos cambian drásticamente el curso de los acontecimientos. Atrapado entre las exigencias de una mente perturbada y la investigación oficial, Langdon se ve inmerso en un mundo clandestino de secretos masónicos, historia oculta y escenarios nunca antes vistos, que parecen arrastrarlo hacia una sencilla pero inconcebible verdad.

Acción, aventura, misterio, suspenso, ciencia, historia, drama, etc… todo en un mismo libro. Cada página fue una invitación a la siguiente que no aceptaba un no por respuesta.

Si ya han leído otro libro de Dan Brown podrán decir que este tiene la misma “forma”, por así decirlo, que es como un plato exquisito… excelente al principio pero si comes demasiado de él te empezarás a hartar. Sin embargo, este fue un “platillo”, si bien similar a los anteriores, tiene un no sé qué que qué se yo que me hizo querer acabarlo de una sentada (lastima que no pude…).

Recomendado por DCOW92

A %d blogueros les gusta esto: