Archivo

Posts Tagged ‘anecdota’

Primero lee lo que dice

marzo 18, 2011 Deja un comentario

Como a toda persona que sabe algo de computación me han preguntado muchas veces por qué sucede algún problema en una computadora. Que salió un mensaje que dice “no sé qué” o que apareció un error de la nada y ya no pueden hacer lo que querían hacer. Esas y muchas otras variantes de lo que yo interpreto como “no leí lo que dice el mensaje de error” han llegado a mis oídos en busca de ayuda.

Antes de continuar debo aceptar que yo también hacia eso con mi hermano cuando yo era pequeño (más pequeño…); cada que me salía un mensaje de error en la pantalla, ya sea que lo haya dejado abierto o que le haya picado el botón que traía y siguiera tratando de hacer lo que estaba haciendo, iba con el y le decía que la computadora ya no me dejó continuar y no sabía por qué. Lo primero que me preguntaba era “¿qué decía el mensaje de error?” y ¡ah! cómo recuerdo las incontables veces que respondía con un “ah……no sé…”. Él, por supuesto, se molestaba, pero igual me ayudaba :) (¡Gracias!). Otro punto que quiero recalcar antes de continuar es que sé que hay otro inconveniente a la hora de leer un mensaje de error: a veces viene en inglés (por eso para quienes usan una computadora considero obligatorio que sepan algo de inglés, pero ese no es el tema de hoy).

Teniendo esas cosas en cuenta, ahora sí aquí va mi recomendación: ¡Lean! No es como si fueran a leer un libro entero, son solo un par de renglones, a veces solo uno. Creanme, aunque no sepan muy bien inglés, con unas cuantas palabras que identifiquen puede suceder que entiendan más o menos de qué se trata el problema, con lo que se evitarán perder la perdida de su propio tiempo y de la persona a quien le pidan ayuda (que lo primero que les preguntará es “¿Qué decía el mensaje?”). No digo que me da coraje que me pidan ayuda (al contrario), pero ahora comprendo que sí molesta un poco que pidan que se les solucione cada problemita sin que ustedes hayan querido mover ni un solo dedo (ni los ojos para leer). No es lo mismo que pidan ayuda después de haber leído el mensaje, tratado de entender por qué pasó eso y que aún así no comprendan lo que sucedió a que pidan una solución en cuanto apareció el error sin haberlo leído. Ahí también se ve reflejada la cultura que tenemos de pedir que nos solucionen las cosas sin que nosotros hagamos un esfuerzo por encontrar una solución nosotros mismos.

Esto es un consejo que recibí de mi hermano y, a pesar de que me llevó un buen tiempo, lo tomé. Ahora se los doy a ustedes. Es difícil comprender lo que le dicen a uno hasta que lo intenta y lo logra, por eso les pido que lo intenten. Espero que un día compredan lo importante y lo útil que es leer antes de correr por ayuda.

…¿tan reacios somos para leer que incluso una o dos líneas de texto hacen que volteemos la cabeza a otro lado y llamemos a alguien?

Algo típico que pasa con algunas personas cuando les digo que lean primero y que luego ya me pregunten, es que se molestan y me reprochan que no les quiero ayudar. Eso sí molesta ¡Quiero ayudarles más de lo que creen! Una vez vi una frase que decía mas o menos así: “Dale un pez a un hombre hambriento y comerá un día, enseñale a pescar y lo alimentarás toda la vida”. ¡Quiero enseñarles a pescar! no se enojen si piden ayuda y les salgo con eso de preguntarles ya saben qué cosa (Aplicable a cualquier persona a la que llamen para solucionar un problema con la comptuadora). Me molesta, más que nada, la actitud de no querer aprender por qué suceden las cosas, sobre todo con algo que en la actualidad utilizamos bastante: la computadora.

Aun si no entienden lo que dice el mensaje, ya sea porque está en inglés o porque tiene vocabulario técnico ¡leanlo! después pregunten a alguien que sepa y pidan que les explique lo que pasa. Así, ustedes ya irán asociando ese mensaje con una causa y una solución.

¡Pero qué cosas digo! Leer para aprender o comprender por qué sucede algo es un hábito que deberíamos tener en todo momento, no solo en estos casos. Bien decía Einstein “No es que sea inteligente, es que soy sumamente curioso”.

Así que, cuando haya aparecido un error en su computadora pregúntense: “¿Qué decía el mensaje de error?“.

Que tengan un buen día :)

DCOW92

Influencia

octubre 24, 2010 1 comentario

Hoy me sentí con ganas de escribir, por fin, algo que rondaba en mi mente desde hace unos días. Espero que les guste.

Y he aquí mi intento de artículo:

Me alegra que los medios de comunicación no han llegado a tener el poder suficiente para superar la influencia que tienen los comentarios de nuestros amigos. Una recomendación de parte de alguien a quien estimamos tiene mucho más poder de influír en nuestra decisión final de adquirir un producto, servicio o visitar algún sitio. Como dije alguna vez, la mejor publicidad es la que te hacen tus propios clientes. Por tanto, eso implica que tu producto o servicio sea bueno o tal vez excelente.

Pero de la publicidad no he venido a hablar aquí, simplemente quería sentar la base de este artículo. Quiero ver esto desde otro punto. Si un anuncio del gobierno te dice “Tira la basura en su lugar” ¿lo haces? o más bien ¿lo haces porque ellos te dijeron? Yo pienso que casi nadie hace caso de esa recomendación. Los que tiran la basura en los botes y no en el piso es porque ya tienen ese hábito, no porque un anuncio se los dice. Igual pasa con los anuncios que te dicen “Di no a las drogas”. ¿A cuántas personas han oído que han salvado esos comerciales? ¿A cuántos han oído decir “Yo iba a tomar drogas pero recordé a la florecita mariguanera y me detuve”? Ahora, en cambio ¿a cuántos han oído decir “Yo iba a tomar drogas pero mi amigo Fulanito me ayudó a no caer en eso”?
Entonces, un amigo tiene más poder sobre nosotros que un extraño detrás de la pantalla diciéndote que tomes cierto medicamento para curar las varices o queriendo venderte unos tennis con los que te puedes balancear para adelante y atrás. ¡Hurra por eso! Aunque… puede haber veces en que es contraproducente, pero eso ya es cuestión de ustedes.

Les pongo un ejemplo de este poder: iba yo caminando con un amigo por un terrenito que no se cómo llamar porque no era banqueta y mucho menos calle pero no era lo suficientemente grande para ser un solar… en fin, ese no es el punto. Ibamos caminando por ahí y a él se le cae un boleto de microbús pero no lo recoge a pesar de que se dió cuenta.
Ahí entré yo diciéndole:
-Oye, recoge eso.
-¿Por qué? es solo un boletito.
(Silencio mientras DCOW92 lo mira fulminantemente) – ¡Que lo recogas he dicho!
-¡Está bien! Tranquílo. Cielos, olvidaba que venía contigo.
-¡¿Eso qué significa?!
-Que no puedo tirar nada de basura, ni siquiera me puedo rascar porque suelto pedacitos microscopicos de piel al aire.
-¡Así es! Es bueno que lo sepas. – Y seguímos caminando hasta que encontramos un bote de basura para tirar el boletito.

Ok…lo anterior fue una DRAMATIZACIÓN de lo que en verdad sucedió. Simplemente por intentar hacerlo más gracioso (como si hubiera funcionado…). Lo que sí pasó fue lo escencial de la historia: a él se le cayó el papelito, yo le dije que lo recogiera y él me dió a entender que si yo no le hubiera dicho no lo hubiera recogido. Fin de la historia. ¿Verdad que de esta manera no fue tan divertido?

Entonces, a lo que quiero llegar es lo siguiente: un amigo tiene el poder de hacer que sus amigos sigan otro rumbo, que cambien un hábito o incluso una actitud. Úsenlo para bien. Tengan cuidado con lo que le recomiendan a sus amigos, pues al tener un lazo estrecho que los une sus palabras pueden ser tomadas con más seriedad de la que piensan. Recuerden, con un gran poder viene una gran responsabilidad.

 

Recordando el fin de este blog, que es mejorar la escritura y aumentar la lectura, pueden hacer uso de este poder que describo para que sus amistades sigan el ejemplo de no dejar morir a la lengua española.

¡Abajo el analfabetismo!

 

DCOW92

A %d blogueros les gusta esto: