Archivo

Posts Tagged ‘libros’

Técnicas para leer más rápido

julio 12, 2011 1 comentario

Andando en Internet me encontré una serie de consejos y ejercicios para mejorar nuestra lectura. En definitiva, hay que probarlos. Yo lo haré esta misma noche.

(Fuente: http://www.aulafacil.com/Tecestud/Lecciones/Lecc10.htm)

Cuando leemos solemos incurrir de forma inconsciente en ciertos vicios que ralentizan considerablemente nuestra velocidad de lectura. Estos vicios son:

1.- Leer palabra por palabra: Es la forma que aprendimos de pequeño. Lo leemos todo, sustantivos, verbos, adjetivos, y también artículos, conjunciones y preposiciones, con independencia de que algunas de estas palabras apenas aporten información.

Por ejemplo: “El colegio de mi hermana está cerca de mi casa” Al leer esta frase iremos leyendo todas sus palabras.

2.- Subvocalización: Al leer tendemos a ir pronunciando las palabras, ya sea moviendo los labios o mentalmente.

3.- Regresión: También tendemos continuamente a dirigir la vista atrás, sobre lo que ya hemos leído, para asegurarnos de que entendemos lo que estamos leyendo.

Frente a esta lectura lenta, el estudiante debe tratar de leer rápido ya que esto le reporta las siguientes ventajas:

1.- Ahorro de tiempo en la lectura: Tiempo que podrá dedicar a avanzar en el estudio o simplemente a descansar.

2.- Mayor concentración: La lectura rápida predispone a prestar más atención, haciendo que sea un tiempo de estudio más provechoso.

Hay que tratar de aproximar la velocidad de lectura a la velocidad del pensamiento (la velocidad del pensamiento suele ser entre 3 y 5 veces más rápida que la de lectura).

El estudiante debe comenzar midiendo su velocidad de lectura.

Debe leer un texto durante 5 minutos y calcular el numero de palabras leídas.

Para ello realizará un cálculo aproximado: cuenta el número de palabras que hay en un renglón estándar y el número de renglones leídos. Multiplicando estas dos cifras obtiene una aproximación del número de palabras leídas. Esta cifra se divide por 5 y se obtiene una medida de la velocidad de lectura (nº de palabras por minuto).

¿Qué se puede hacer para leer más rápido?

1.- Evitar la vocalización, tanto oral como mental. Intentar no mover los labios, manteniendo la boca relajada.

El pronunciar mientras se lee puede reducir la velocidad de lectura hasta en un 50%. Hay que aprender a reconocer la palabra por su aspecto y no por su pronunciación.

2.- Evitar releer. No se debe volver la vista atrás bajo ningún concepto, aunque pensemos que algo se nos ha podido escapar. Con la práctica nos habituaremos a poner la máxima atención en la lectura, evitando de este modo perder información.

Si no se comprende bien el texto es preferible darle una segunda lectura completa que ir constantemente releyendo. Se puede utilizar un lápiz para señalar por donde va uno leyendo y evitar de este modo saltos de línea.

3.- Reducir las fijaciones de los ojos. Aunque no nos demos cuenta, cuando leemos vamos fijando (parando) los ojos en cada palabra, y dentro de ella en cada letra.

Hay que tratar de ir ampliando el campo de visión: de una letra pasar a varias letras, luego a una palabra, y después a varias palabras. Con una fijación de la vista se puede llegar a leer hasta tres palabras a la vez.

Los ojos deben realizar un movimiento suave, continuo, y no una sucesión de breves paradas. Es un aprendizaje complicado pero que con la práctica se consigue.

4.- Centrar la atención en las palabras que aporten significado. Hay que fijarse en los sustantivos, verbos, adjetivos y adverbios, desechando artículos, preposiciones y conjunciones.

Por ejemplo: “El colegio de mi hermana está cerca de mi casa”

Quedaría reducido a: “colegio hermana cerca casa”

5.- Al final de la lectura se buscarán en el diccionario las palabras que no se hayan entendido. En lugar de ir interrumpiendo la lectura cada vez que aparece una palabra que no se entiende, es preferible anotarlas en un papel y al final de la lectura buscarlas en un diccionario.

Para una lectura rápida es importante también cuidar los siguientes puntos:

1.- Iluminación: hay que contar con buena iluminación. La luz natural es mejor que la artificial, pero si no puede ser es preferible combinar una luz central que ilumine toda la habitación y otra luz (preferentemente bombilla azul), no demasiado intensa, centrada sobre el texto.

2.- Postura: el estudiante debe leer sentado, con una postura cómoda (el cuerpo ligeramente inclinado hacia delante) y con el libro centrado (que las líneas queden horizontales) apoyado en la mesa (la altura de la mesa debe ser la adecuada).

3.- Silencio. Una lectura rápida exige una gran concentración, y para ello es necesario evitar cualquier distracción. Si se quiere oír música que sea tranquila, a ser posible sólo instrumental, y con el volumen bajo.

Se puede mejorar considerablemente la velocidad de lectura.

Hay diversos ejercicios para ello, si bien la mejor manera de aprender a leer rápido es forzarse uno mismo a hacerlo. Al principio se perderá mucha información, pero con la práctica se irá dominando esta técnica.

Entre los ejercicios se pueden mencionar los siguientes:

1.- Localizar dentro de un texto una palabra preseleccionada previamente. Por ejemplo: en un artículo deportivo sobre fútbol tratar de localizar la palabra “delantero”. Hay que hacerlo rápidamente y luego chequear que se han localizado todas.

2.- Localizar informaciones específicas dentro de un texto. Por ejemplo, en un artículo periodístico sobre política localizar rápidamente los nombres de todos los partidos políticos mencionados. Luego chequear el resultado.

3.- Ampliar gradualmente el campo de fijación del ojo. Tomar una hoja de un periódico estructurada por columnas relativamente estrechas (por ejemplo, 5 columnas por hoja).

Seleccionar una columna y trazar una línea vertical por el medio. Leer la columna bajando los ojos por la línea vertical, sin apartarse de ella.

Comprobar si se ha captado toda la información.

En definitiva, el estudiante debe tratar de mejorar su velocidad de lectura pero sin comprometer una buena comprensión del texto (puede perder algún detalle, pero nunca información esencial).

Anuncios
Categorías:Cultura general, Literatura Etiquetas: , ,

¿Y bien…?

marzo 4, 2011 Deja un comentario

Ha pasado mucho tiempo sin que ponga un post, lo sé y lo siento.

Pero no perdamos más el tiempo en explicaciones ni excusas, hoy les traigo una pregunta: Y bien…¿qué han hecho por la cultura en lo que va del año? Ya transurrieron dos meses y unos días del 2011. ¿Han persuadido a alguien de leer un libro? ¿han leído algunos ustedes mismos? ¿han aprendido algo nuevo? ¿han enseñado algo nuevo a alguien?

Como suele pasarme cuando escribo, viene a mí otro tema o algo en específico del tema inicial pero que no pensaba abordar. Esta vez mi mente fue asediada por otra pregunta que quería hacerles desde hace tiempo: ¿cuando leen ponen atención a cómo están escritas las palabras y/o cómo estan construídas las oraciones? Hay gente que lee mucho, o al menos lee más que el promedio en el país, pero aún así tiene muchas faltas de ortografía. Y la razón es simple, la que acabo de decir: no ponen atención en las palabras que leen. Pero al menos ya es algo bueno el hecho de que lean. Es el primer paso pero ahora… ¡den el segundo! Sé que un libro te puede cautivar por lo que dice, y eso es perfecto, pero bien se puede combinar la lectura por descubrir lo que dirá a continuación con una ligera observación sobre la ortografía y gramática. Mmm…¿de casualidad esa última frase les recordó a la palabra “flojera” o “aprender” con un mal sentido? si sí…¡cuidado con esas lavadas de cerebro! Así que se los pondré de otra manera: “…bien pueden ir fijándose tantito en cómo se escriben las palabras mientras leen”. ¿Sonó menos “pesado”? Espero que sí xD.

Piensen en la pregunta inicial, no tienen que responder aquí por escrito (supongo que no lo harán de todos modos…) pero al menos piensenlo. Y lo más importante: hagan algo al respecto.

Recuerden: más que preocuparse por algo hay que ocuparse de ese algo.

Que tengan un buen día, tarde o noche.

DCOW92

Taxi del conocimiento

noviembre 28, 2010 3 comentarios

Buscando noticias para una tarea me encontré con una (en la sección cultural) con un título que me llamó la atención: “Enfrentan con la lectura el estrés del tráfico urbano en El Cairo”.

El proyecto consiste básicamente en poner unos cuantos libros en los taxis para que los pasajeros puedan leerlos mientras llegan a su destino. Y al parecer ha dado resultados; a las personas les agradó la idea.

¿No sería bueno implementar algo así en México?

Ver la noticia: http://www.milenio.com/node/586271

9° feria del libro 2010 (Tampico)

noviembre 17, 2010 Deja un comentario

Un poco tarde, lo siento. Tuve algunos problemillas con Internet, con los cuales vi mi dependencia a él, pero por suerte no al grado de parecer un ebrio en abstinencia jaja. Y creo que si hubiera seguido sin internet de banda ancha empezaría a acostumbrarme…¡pero no! Ya volvió :)

Ahora sí, al tema de este post: La feria del libro.

En pocas palabras: esta en el centro de Tampico, desde las 10a.m. a las 8p.m. en el paseo peatonal (donde las han hecho desde no recuerdo cuando). Del 13 al 21 de noviembre.

Ya la visité y debo decir que me gustó, sí hay variedad (no esperen demasiada variedad…pero no está nada mal). Encontré libros de todo tipo: novelas, manuales, política, superación personal, religión, niños, etc, etc…

Incluso compré uno, pero me quedé con ganas de más solo porque no traía dinero suficiente :(

Les dejo la imagen oficial (hagan click en ella para verla en tamaño original):

Que tengan un buen día :)

DCOW92

¿Película o libro?

noviembre 2, 2010 2 comentarios

Ha empezado el mes de noviembre; con la triste noticia de que el concurso de calaveras ha sido cancelado pues nadie se inscribió.

Pero a lo que vengo.

Como dice el título, ustedes qué prefieren primero ¿la película o el libro?

A mi me gusta leer el libro antes que ver la película porque si sé qué pasará al final la magia se pierde, el suspenso se esfuma. Así me pasó con el primer libro que leí completo, Las Crónicas de Narnia: El león, la bruja y el ropero. Después de ver la película quise leer los libros y mi hermana me regaló precisamente ese en navidad. Pero el saber qué pasaría a continuación me quitó el suspenso. Aunque el libro no dejó de ser bueno y posteriormente esa saga se convirtió en mi favorita, no olvidé cómo me estorbaron las escenas de la película al leer el libro.

Me pasó de nuevo con Eragon de Christopher Paolini, vi la película y quise leer el libro. Empecé igual: los primeros capítulos no fueron muy emocionantes, pero luego comenzaron a pasar cosas que no vi en la película y ahí fue donde el libro se tornó más intrigante. Al final estaba ansioso por leer el siguiente libro, Eldest. Quería saber cómo sería el entrenamiento de Eragon en Ellesméra con los elfos (¡¡Los elfos!!).

Por otro lado, cuando leí Angeles y Demonios de Dan Brown no había visto la película. Así que me emocioné enormemente página tras página al tener siempre delante de mi un velo de intriga y suspenso. Aunque la película no fue muy buena porque le cambiaron muchas cosas; En pocas palabras el libro fue genial y la película no me gustó.

Entonces, ustedes qué prefieren primero ¿la película o el libro?

A %d blogueros les gusta esto: